domingo, 14 de junio de 2015

Trigo el proceso de la elaboración de la Malta

Al almacenar la cebada debe estar completamente sumergido en el agua o de lo contrario someterla a un tratamiento combinado con aire y agua hasta alcanzar un grado deseable de humedad.

Las maltas de cerveceria se procesan a partir de cebada con granos más gruesos y más pesados, que tienen una masa de almidón maduro y que se desmenuzan con facilidad. O sea, las cebadas que se producen en las regiones más húmedas del área de la cebada de primavera. Estas se maceran y se hacen germinar a contenidos de humedad que varían del 43 al 46%; las temperaturas finales que se utilizan en el secado de las maltas van de 71 a 82°C. Las maltas se secan hasta una humedad aproximada del 4%. La humedad final y la temperatura de secado varían con el tipo de la cebada convertida en malta, con el proceso utilizado y con el carácter de la malta que se desea obtener. Las temperaturas finales que se utilizan y el contenido de humedad bajo en la malta, tienden a reducir el poder diastático de la malta, a oscurecerla, lo mismo que al mosto que se prepara con ella, e incrementan el sabor y el aroma de la malta. Las maltas de destilería (o de las altas propiedades distáticas), se preparan a partir de cebadas con poteniales elevados de nitrógeno y de enzimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario