martes, 24 de febrero de 2015

Hay 2S que se refieren a necesidades implicitas. Los consumidores las consideran un deber.

  • SAlud: Una alimentación equilibrada debe permitir el mantenimiento de una buena salud. Por consiguiente, debe ser suficientemente rica en vitaminas, oligoelementos, fibras y otros.
  • Seguridad: Un producto alimenticio no debe producir enfermedades a corto, medio o largo plazo; por ejemplo, el choque emocional relativo a las vacas locas. Tampoco debe crear un riesgo de intoxicación con los residuos de plaguicidas u otros elementos tóxicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario