domingo, 2 de agosto de 2015

Elaboración de proteínas vegetales (V)

Para la elaboración de la leche de soya, se deben remojar las semillas en agua. Luego de remojarlas, éstas se desintegran en agua tibia; para ello se utiliza un molino coloidal. Enseguida, la pasta se calienta para destruir los compuestos antinutritivos. Después, la pasta lechosa debe ser centrfugada o filtrada para separar los compuestos solubles que le dan un sabor desgradable al alimento. Al final, el resto del producto se seca por atomización, y se obtiene la leche de soya en polvo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario